Las bolas chinas, ¿son para ti?

Las bolas chinas, ¿son para ti?

Comienzo por este tema porque observo que hay muchas dudas al respecto. Así que en este post intentaré aclarar algunas cuestiones:

¿Qué son?

La bola china es una esfera que contiene dentro otra esfera más pequeña.

Hay diferentes materiales, tamaños y pesos en función del trabajo de tonificación que necesites.

No olvides usar lubricante o gel hidratante vaginal para ponértelas, y lavarlas con agua y jabón, antes y después de cada uso.

 

¿Qué consiguen?

El movimiento de la bola interna consigue activar los receptores de la información de movimiento y vibración que hay en nuestra musculatura. Lo que implica una activación muscular de contracción para poder sujetarlas.

Su objetivo terapéutico es la tonificación de la musculatura del suelo pélvico.

 

¿Cuándo está indicado su uso?

Está indicado si tienes un tono de musculatura del suelo pélvico bajo (hipotono).

 

¿Cómo puedes conocer el tono de tu musculatura de suelo pélvico?

Lo ideal es que lo valore un profesional (ginecólogx, matrona, sexólogx o fisioterapeuta de suelo pélvico).

Algunas situaciones que te pueden llevar a pensar que necesitas esta valoración son:

–         No aguantar un tampax o copa menstrual

–         Incontinencia urinaria de esfuerzo, es decir, tener un escape de orina durante un gesto cotidiano o una actividad deportiva:

  • Al coger algo de un altillo, te estiras y te sale orina
  • Al realizar una actividad física deportiva aun a baja intensidad (andar rápido, correr, saltar…)
  • Pérdida de orina al haber un cambio de posición (me levanto de cama y hay escape)
  • Pérdidas en deportes de impacto (trampolín, equitación, voleybol…)

– Incontinencia urinaria de urgencia: surgen las ganas de orinar y no eres capaz de aguantar.

–         Prolapsos (descenso de órganos) de vejiga, útero o recto.

–         Postparto: no olvidaros que después de haber sido mamás tenemos que acudir al profesional para que nos de feedback de cómo estamos.

–     Si no tienes un orgasmo suficientemente placentero (lo disfrutas pero no te quedas del todo a gusto)

 

¿Por qué no son para todas?

Esta pregunta es de vital importancia. La palabra clave: “necesidad”, como complemento en una terapia o terapia en sí misma.

Desde la fisio de suelo pélvico, me he encontrado en consulta con daños a reparar por exceso de uso o uso inadecuado. Hay mujeres que tienen un tono de suelo pélvico adecuado pero utilizan las bolas, hipertonifican y empiezan los problemas (molestias en relaciones sexuales o al introducir un tampón, empeoramiento de incontinencia urinaria, aumento de dolor en menstruación…)

A veces estamos sobreinformados y pensamos que lo que vale en general es útil para nosotras mismas. No olvidemos que somos personas únicas y diversas.

 

¿Cómo se usan?

Como ya he comentado, lo primero es ser asesoradas por un buen profesional. Te explicará cómo está tu musculatura y qué necesitas. Si te aconseja el uso de las bolas chinas te explicará los tipos, materiales, diámetros y pesos.

Con esta información te aconsejo que seas tú la que vayas a una tienda especializada, busques, toques y decidas cuál es la bola para ti, teniendo en cuenta la información recibida.

Hay multitud de marcas, yo te dejo dos ejemplos que me gustan por sus materiales, versatilidad, adaptabilidad y facilidad de uso.

Sus materiales son ABS y silicona testada dermatológicamente.

4 bolas con pesos de 28 g. (las rosas), y 37 g. (azules). Traen un conector que permite hasta cinco combinaciones diferentes.

Las hay clásicas (35 mm de diámetro, aconsejadas para postparto o hipotonos), y mini (29 mm, para mujeres sin partos o hipotonos de menor grado).

Kit completo que incluye tres bolas de diferentes pesos (28, 38 y 48 gramos) que permite uso individual o hasta seis combinaciones de los pesos.

En el interior encontrarás instrucciones para unir las bolas si así lo deseas y rutinas de ejercicios que siempre deben ser revisadas por un/a profesional para tu caso concreto.

Es una bola 100% silicona, de diámetro 3,4 cm y longitud de 12 cm.

Su peso es de 42 grs.

La opción perfecta para quien necesita trabajar con sólo una bola.

Esta es la versión de esta marca con dos bolas.

Las hay talla S, con 3.4 cm de diámetro, longitud de 7.6 cm y peso de 85 grs.

Y la versión L, con 3.9 cm de diámetro, longitud 7.6 cm y peso de 90 grs.

 

¿Qué tipo de información os tendría que quedar clara antes de comprar una bola?

  • Insisto, que las necesitéis.
  • Los pesos adecuados para vuestro caso concreto.
  • Que el material sea de calidad y se adapte a vuestro gusto.
  • Los tiempos de uso, como fisio indico que se aumenten tiempos progresivamente para no agotar la musculatura.
  • Marcarse objetivos reales y alcanzables. No sobrepasar de los tiempos indicados, pues más tiempo de trabajo no implica un más rápido efecto.
  • Las bolas chinas deben ser usadas en movimiento. Se pueden usar durante actividades cotidianas, o puedes salir con ellas puestas respetando los tiempos.
  • Puedes realizar ejercicios de kegel con ellas puestas si así te lo han indicado.
  • Dependiendo del motivo por el que las utilices, el número de días y tiempo de uso se limitará a que tu musculatura haya recuperado un tono óptimo.

 

Hay que superar los miedos, mitos y tabúes instaurados y animarse a consultar con un profesional previamente, ya sea: ginecólogx, matron/a, sexólogx o fisioterapeuta de suelo pélvico. Estxs profesionales os pueden facilitar la vida, además de hacerla más placentera.

 

Espero haberte aportado información útil y clara. Si necesitas resolver cualquier duda más concreta no dudes en hacer tu pregunta!!!

Y si te has quedado con ganas de averiguar más, te aconsejo visites el blog de Mimmi Kass y leas una entrevista que me realizó donde derribamos mitos sobre las bolas chinas, aquí te dejo el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *